Qué es mejor: ¿prepararse para un BEC o CAE?

Muchos estudiantes de nivel Avanzado de Inglés se enfrentan al dilema de decidir qué tipo de examen les conviene más. Dos de los más prestigiosos son el CAE (Certificate of Advanced English) y el BEC Higher (Business English Certificate). Una reflexión y comparación entre ambos permitirá evaluar cuál es el adecuado según tus objetivos y perfil.

Como es sabido, los exámenes de la Universidad de Cambridge gozan de reconocimiento internacional y permiten obtener una certificación formal a la hora de demostrar el dominio del Inglés. Cuando un alumno alcanza un nivel Advanced, el CAE se presenta como una certificación de Inglés general de dominio de la lengua mientras que el BEC está orientado al Inglés utilizado un contexto de negocios.

El examen BEC fue pensado para personas que en sus entornos laborales interactúan con angloparlantes, se desempeñan en entornos laborales que exigen un dominio de destrezas específicas o mismo aquellas que desean insertarse en este tipo de empresas donde son constantes los llamados del exterior y la redacción de e-mails en Inglés. El BEC incorpora gramática pero el énfasis del mismo es el vocabulario de negocios. La ventaja de este examen es que supone un enriquecimiento directo del curriculum vitae de los candidatos. Los candidatos que aprueban el BEC reciben un certificado oficial expedido por University of Cambridge ESOL Examinations. Todos los candidatos reciben una Constancia de Resultado, en la que se muestra su desempeño en cada una de las partes del examen: Comprensión auditiva, Expresión oral, Lectura y Escritura.

La preparación para el examen CAE, supone el entendimiento y comprensión de una variedad de textos más extensos y lingüísticamente más complejos así como de reconocer su sentido implícito. Se espera que el candidato se exprese con soltura y espontaneidad y utilice de forma flexible y efectiva el idioma para fines sociales, académicos profesionales o de formación.

Ambos exámenes motivan a los alumnos a adquirir más seguridad en su capacidad de utilizar el Inglés exitosamente y como son herramientas de evaluación confiables e imparciales, son igualmente válidas y relevantes a la hora de evaluar cómo certificar el dominio del Inglés. Para tomar una decisión, lo ideal es determinar cuáles son los objetivos del candidato, asesorarse en instituciones educativas especializadas y definir en qué entorno podrán aplicarse en un futuro las destrezas adquiridas en la preparación para el examen.