¿Por qué los laboratorios necesitan traductores científico-técnicos?

Los laboratorios y las empresas farmacéuticas a menudo requieren que el contenido de sus documentos esté disponible en uno o más idiomas extranjeros. El motivo de esta necesidad surge de diversos objetivos, como atraer clientes y socios en el extranjero o dar a conocer sus investigaciones globalmente. Cualquiera sea el objetivo final, un error en la traducción de estos textos puede ocasionar pérdidas de diferente naturaleza para la empresa. Es el propósito de este artículo alertar a las empresas sobre la importancia de contar con los servicios de un traductor científico-técnico.
En el ámbito científico, los profesionales vuelcan en papel el fruto de horas de arduo trabajo. Es interesante observar, sin embargo, que muchas veces la traducción del texto no cuenta con el mismo cuidado y es confiada, en cambio, a manos inexpertas. El destinatario de este texto debe esforzarse por interpretar el significado de un documento que, si bien puede contener datos y conclusiones magníficos, se esconde en la oscuridad de un vocabulario y una sintaxis poco claros. Es aquí donde el papel traductor se torna crucial.
El traductor científico-técnico posee la formación y experiencia necesarias para ocuparse de esta tarea con profesionalismo. No solo está capacitado para comprender y extraer el mensaje original en detalle sino que también ha sido entrenado para volcarlo en la lengua de destino con claridad y precisión. El traductor trabaja con glosarios especializados, fruto de su investigación y compromiso con la calidad lingüística de su labor.
La traducción de un texto científico-técnico debe estar sometida a los mismos estándares estrictos de calidad y precisión que el texto original. Es por esto que debe recurrirse a profesionales especializados en la materia ya que son los únicos que comprenden la importancia crítica de la tarea y se dedican a ella con responsabilidad y competencia.