En definitiva el típico error en los que caen los profesionales en sistemas y por lo cual no logran mayores scores de inglés es el de confundir el tipo de curso que necesitan. Por eso para seleccionar cual es el adecuado es clave considerar el espacio de tiempo en el que se quieren alcanzar resultados, la disponibilidad de horas y días para hacerse presente en las clases y especialmente la calidad y temática de los materiales a ser provisto. La institución que brinde el servicio deberá mantener la profesionalidad y adecuar los materiales y la dinámica de clase a cada tipo de curso. Es recomendable chequear la trayectoria y casos de éxito para evaluar el progreso durante la cursada.