¿Qué es el inglés de negocios?

Sobre el Inglés de Negocios

Cada idioma tiene variedades lingüísticas que surgen porque el mismo idioma se utiliza en ubicaciones geográficas diferentes o por las diferencias sociales entre los grupos de personas que lo emplean. Sin embargo, el mismo idioma puede tener variaciones conforme a la funcionalidad que tiene en una comunidad, un ejemplo de esto es el “inglés de negocios” que nace en respuesta a la necesidad de una lengua común para el comercio global. Enumeraremos aquí algunas de las características que lo definen.

 

Los usuarios del inglés de negocio son los profesionales que se desempeñan en el área de negocios y trabajan en empresas nacionales o multinacionales. Saber inglés les permite, por ejemplo, mantener contacto comercial internacional, preparar publicidad dirigida a mercados de habla inglesa o crear ofertas en varios idiomas. Aquellos que desean desarrollar su carrera en área comercial son conscientes de que el inglés es el idioma que les abrirá las puertas del mercado internacional.

El inglés de negocios se caracteriza por tener un vocabulario comercial especializado y se utiliza en una gran variedad de procedimientos que pueden encontrarse en el mundo de los negocios. Algunos de ellos incluyen reuniones y presentaciones, negociaciones, relaciones con clientes, entrevistas, soluciones de problemas, administración de procesos, tendencias y gráficos, procesos contables, estrategias de marketing, etc. La interacción se hace posible a través de teleconferencias, e-mails y reuniones donde la lengua inglesa hace la comunicación posible.

Actualmente, las empresas necesitan que sus colaboradores estén entrenados para presentar, vender y comerciar sus servicios y productos a clientes ubicados en distintas partes del mundo. El inglés de negocios se ha convertido en una pieza fundamental para el éxito comercial.
Alguna vez estudiaste Inglés de negocios? Contanos tu experiencia!

¿Por qué los laboratorios necesitan traductores científico-técnicos?

Los laboratorios y las empresas farmacéuticas a menudo requieren que el contenido de sus documentos esté disponible en uno o más idiomas extranjeros. El motivo de esta necesidad surge de diversos objetivos, como atraer clientes y socios en el extranjero o dar a conocer sus investigaciones globalmente. Cualquiera sea el objetivo final, un error en la traducción de estos textos puede ocasionar pérdidas de diferente naturaleza para la empresa. Es el propósito de este artículo alertar a las empresas sobre la importancia de contar con los servicios de un traductor científico-técnico.
En el ámbito científico, los profesionales vuelcan en papel el fruto de horas de arduo trabajo. Es interesante observar, sin embargo, que muchas veces la traducción del texto no cuenta con el mismo cuidado y es confiada, en cambio, a manos inexpertas. El destinatario de este texto debe esforzarse por interpretar el significado de un documento que, si bien puede contener datos y conclusiones magníficos, se esconde en la oscuridad de un vocabulario y una sintaxis poco claros. Es aquí donde el papel traductor se torna crucial.
El traductor científico-técnico posee la formación y experiencia necesarias para ocuparse de esta tarea con profesionalismo. No solo está capacitado para comprender y extraer el mensaje original en detalle sino que también ha sido entrenado para volcarlo en la lengua de destino con claridad y precisión. El traductor trabaja con glosarios especializados, fruto de su investigación y compromiso con la calidad lingüística de su labor.
La traducción de un texto científico-técnico debe estar sometida a los mismos estándares estrictos de calidad y precisión que el texto original. Es por esto que debe recurrirse a profesionales especializados en la materia ya que son los únicos que comprenden la importancia crítica de la tarea y se dedican a ella con responsabilidad y competencia.

¿Por qué es fundamental el rol de traductores en las empresas?

Saber un idioma y conocerlo de cabo a rabo son dos cosas diferentes. Una persona puede aprender una lengua extranjera con el contacto con sujetos de otros países, la exposición social que tiene y el aprendizaje que tuvo en la escuela. Pero eso no significa que este capacitado para transmitir lo que ese individuo comprende a un tercero, esa es la tarea de los traductores.
Hay diferentes clases de traductores, están los científico-literarios y los públicos. Los primeros pueden realizar traducciones pero no tienen una matrícula que los habilite para dar como valido un documento, cosa que si tienen los segundos. Estos estudian las estructuras comparadas de los idiomas, hacen una puesta en común de ambos idiomas y se van especializando en diferentes áreas: científico-técnica, literaria y jurídico-económica.
Estos profesionales son muy versátiles, ya que además de poder traducir textos públicos, pueden hacer interpretación simultánea tanto como consecutiva y dar clases del idioma del que son traductores. Es por eso que contar con un traductor a su disposición es un gran valor que puede servir para múltiples tareas si uno está en continuo contacto con el exterior.